Volver

Utilizar cañones de aire caliente a gasóleo, o cómo matar moscas a cañonazos

12 de marzo de 2015

Pongamos el ejemplo de una granja de aves. Un sistema de cañones de aire caliente a gasóleo calienta todo el volumen de la nave, lo que es innecesario y costoso. ¿Para qué necesitamos tener calor en el techo si los animales están en el suelo, concentrados en una zona?

Para asegurar 38ºC a nivel del suelo donde están los animales, hay que producir una temperatura mayor ya que el calor va hacia la zona más fría (la parte superior de la nave). Además, este sistema genera corrientes de aire y movimiento de polvo, con el consiguiente peligro para la salud de los animales.

En estos casos, la solución más eficiente es instalar pantallas de infrarrojos a gas. Yendo al símil armamentístico, estas pantallas funcionan como un rayo láser de precisión: dirigen el foco de calor a la superficie deseada.

Las placas sólo calientan los cuerpos, pues proyectan el calor donde están los animales, y no producen ningún tipo de corriente. Tener varios equipos permite activarlos según la ocupación y, en caso de estropearse uno, permite seguir la actividad con total garantía.

¿Preparados para pasar a la era del láser? ¡Cámbiate al gas!


Comentarios (0)
Deja tu comentario