Volver

La calefacción por gasoil perjudica nuestro patrimonio

16 de abril de 2015

A mediados del siglo XX, muchas iglesias de España instalaron calefacción por emisión de aire caliente que funcionaba con gasóleo.

Hoy hemos descubierto que no fue buena idea, gracias a un estudio realizado en la iglesia de San Juan Bautista (Talamanca de Jarama) por el Instituto de Geociencias (UCM-CSIC). Los datos de temperatura y humedad registrados muestran que el uso calefacción por gasóleo desestabiliza el clima interior de las iglesias, perjudicando la conservación de su arquitectura.

Este sistema antiguo produce fluctuaciones que hacen subir las temperaturas sólo en la parte alta de los templos, concentrando ahí el calor. Artesonados, bóvedas y pinturas se ven afectadas. Además, la gente que acude a iglesias tarda mucho rato en notar que la calefacción está encendida, porque el calor va hacia el techo.

Las iglesias mejor valoradas utilizan pantallas radiantes a gas. A diferencia de la calefacción por gasóleo, la calefacción radiante emite calor directamente a la zona deseada. Se impide que el aire caliente vaya hacia el techo, con lo que ahorran energía, conservan el patrimonio y aportan calor directamente a las personas.

¡El gas también es bueno para nuestro patrimonio!


Comentarios (0)
Deja tu comentario